Grandes villanos del cine

3 meses ago elcafedelalluvia 0

Si hace unos meses abordábamos la figura del antihéroe en el cine y hacíamos un repaso de sus características y de sus más relevantes apariciones en la gran pantalla, hoy queremos continuar ese hilo temático con otro elemento del celuloide, imprescindible en la naturaleza dicotómica entre el bien y el mal de muchos largometrajes: el villano.

El papel del villano

Los villanos son los antagonistas del cine, los que dan un objetivo a los protagonistas en las películas en que aparecen, ya que el personaje principal de una película en la que exista un villano definido verá su línea argumental trazada en contraposición al mismo (que ejercerá de adversario o enemigo), al cual deberá derrotar o neutralizar. Esta simple pincelada es el único patrón común que se puede hallar en la figura del villano, puesto que, por lo demás, se trata de un rol sumamente heterogéneo en el cual encajan actores y caracteres muy dispares.

Tenemos desde malvados antagonistas “canónicos” cuya faceta principal es su ambición desmedida y su determinación para llevarla a cabo (utilizando para ello los medios que sean necesarios sin importar las consideraciones éticas) hasta sociópatas incapaces de sentir empatía alguna, sirviéndose de los demás para satisfacer sus deseos, pasando por psicópatas de manual, verdaderos depredadores que disfrutan del sufrimiento ajeno y lo convierten en su razón de ser. En este artículo, más que un análisis de estos individuos de ficción, os traemos una selección con los villanos más icónicos del “imaginario pop” de quien escribe estas líneas.

Darth Vader

Darth Vader en Rogue One

Sin lugar a dudas, el gran villano del cine. El ejemplo más claro de un “ángel caído” en la historia de la gran pantalla. Un hombre destruido física, moral y emocionalmente que acabó sirviendo a quien había jurado destruir. El principal enemigo de la saga Star Wars no es genuinamente malvado, sino que se trata de un personaje consumido por el rencor y la ira, las cuales le han convertido en un ser frío y e impasible ante el dolor ajeno. Su sola presencia en escena resulta imponente e intimidatoria en cualquiera de las películas en las que aparece (episodios IV, V y VI, además del spin off Roge One). Por supuesto, merece la pena citar a los grandes dobladores que han aportado personalidad a este gigante de la ficción en lengua inglesa y en España: James Earl Jones y Constantino Romero (muy bien sustituido en Rogue One y Rebels por Pedro Tena).

Lex Luthor

Lex Luthor

Si hablamos de villanos icónicos, no podemos olvidar la magistral interpretación que Gene Hackman hace del genio criminal Lex Luthor en las películas clásicas de Superman. Un individuo con un marcado carácter sociópata y una inteligencia privilegiada encarnado de forma fabulosa por el actor estadounidense. El Luthor de aquellas películas se nos mostraba como un tipo simpático y socarrón, con un sentido del humor sarcástico que, unido a su elegancia en el vestir (si es que el término elegancia es aplicable a la estética de los años 70) y sus gustos refinados, le daban cierto magnetismo y atractivo. No obstante, era capaz de cualquier cosa con tal de ganar poder y tierras, incluido causar la muerte de millones de personas en un abrir y cerrar de ojos. Sus diálogos en Superman (1978) quedan para la historia del cine. Siempre me quedaré con aquello de “la mente triunfa sobre la fuerza”.

Coronel Hans Landa

El despiadado villano de la película Malditos Bastardos, de Quentin Tarantino, creó escuela en el cine contemporáneo, mostrándonos un psicópata verdaderamente aterrador, cómico y sarcástico a la vez que sádico, el cual cumple con gusto su papel de asesino de guerra. Se trata de un personaje con un carisma sólo comparable al terror que inspira. Un personaje con una frialdad como sólo Christoph Waltz podía lograr. Si ves la película, le odias y le amas a partes iguales. El peso de este villano en la carrera de Waltz es tal que, para muchos, sus posteriores papeles son una reinterpretación del malvado militar nazi.

John Doe

El asesino en serie de la película Seven, interpretado por Kevin Spacey, es un peligroso perturbado obsesionado con los pecados capitales que comete brutales homicidios con una cierta pátina intelectual en sus métodos, planteando a sus perseguidores (dos agentes de policía de una ciudad indeterminada) un verdadero reto a la hora de atraparle. Dentro de la amplia gama de villanos que encontramos en el cine, este personaje marcó una suerte de canon, siendo el paradigma del perfecto psicópata narcisista que plantea sus actos como una especie de juego. Tras este largometraje llegaron otros inspirados claramente en el mismo, como Resurrección o El Coleccionista de Huesos.

The Jocker (Heath Ledger)

Otra figura imprescindible para el cine de súper héroes (y para el cine en general) es la del célebre archienemigo del hombre muciélago, el bufón que toma su imagen y su nombre de la baraja del póker, haciéndose llamar “El Joker”. Aunque la interpretación que hizo Jack Nicholson en sencillamente magistral, en este apartado nos quedaremos con el irrepetible Joker de Heath Ledger en El Caballero Oscuro (2008). No es sólo la interpretación sublime del malogrado actor, sino que la propia concepción del personaje que hizo Christopher Nolan fue lo más aclamado de un film ya de por sí impresionante. Ledger nos regaló un Joker para el recuerdo, un villano que no tenía ninguna motivación lógica aparente, sino que simplemente parecía buscar divertirse (con un macabro y retorcido sentido de la diversión). Se trata de un individuo con una inteligencia descomunal y una capacidad asombrosa de anticiparse a sus enemigos. El personaje de Alfred (Michael Caine) da unas pistas sobre la clase de criminal que tenemos en esta película cuando dice aquella famosa frase:

Hay hombres que no buscan nada lógico, como dinero. No puedes comprarlos, intimidarlos, convencerlos, ni negociar con ellos. Hay hombres que solo quieren ver arder el mundo.

Ledger nos legó innumerables citas para el recuerdo, pero para un servidor, lo que le define es su estremecedora afirmación en el hospital de Gotham: soy un agente del caos.

Scar

El mundillo de la factoría Disney nos ha regalado algunos villanos que han quedado en el imaginario colectivo de grandes y pequeños y, la que para muchos es la mejor película realizada por la compañía nos regaló un antagonista que partió el corazón a toda una generación, el malvado Scar de El Rey León. El hermano del Rey Mufasa es un ser despótico y ávido de poder, que ve su posición amenazada por el nacimiento de su sobrino Simba. Para alcanzar su objetivo, planifica la muerte de Mufasa, demostrándonos que Disney, cuando se trata de traumatizar mentes infantiles, no se cortaba ni un pelo (que se lo pregunten a la madre de Bambi).

Hannibal Lecter

Hannibal Lecter

¿Quién no sintió un escalofrío al escuchar al protagonista de El Silencio de los Corderos pronunciar el nombre de la joven agente del FBI, Clarice Starling? Posiblemente, el personaje interpretado por Anthony Hopkins es uno de los villanos más carismáticos de la historia del cine. Culto, educado, de gustos refinados, una inteligencia privilegiada, genio de la psicología… y un sociópata con gusto por el canibalismo. Los diálogos en los que va jugando con la mente de la agente interpretada por Jodie Foster son de una brillantez incomparable y le valieron al actor para obtener el premio de la Academia a la mejor interpretación. Tras la película de 1991 siguieron algunas secuelas, pero lejos ya de esta obra de arte de Jonathan Demme.

El tiburón (JAWS)

Para cerrar este pequeño repaso a algunos de los villanos más ilustres del cine, quiero recordar al memorable animal animatrónico creado para la película JAWS (1975). Resulta admirable cómo un “personaje” que carece de diálogos puede llegar a tener semejante carisma y a inspirar tanto terror, pero Steven Spielberg supo crear un ser que parecía poseer emociones humanas y un instinto homicida digno de los más renombrados asesinos de la historia de Hollywood. Tenaz, infatigable, voraz y, sobre todo, con unos dientes que harían temblar al más valiente, el Tiburón (con mayúsculas) de Spielberg ha quedado para siempre como uno de los grandes antagonistas de la gran pantalla dando, todo hay que decirlo, una inmerecida fama a estos animales.

Una temática inabarcable

Es cierto que nos dejamos muchísimos en el tintero (Pennywise, Drácula, Ernst Stavro Blofeld, el Agente Smith, Mesala…), pero el formato nos impone la brevedad. No obstante prometemos dedicar en breve este espacio en exclusiva a alguno de estos irrepetibles nombres para hacerles justicia como se merecen. Por lo pronto, esperamos haber despertado en los lectores las ganas de sentarse frente al televisor con un buen bol de palomitas. Lo que queda claro es que, puestos a elegir, el “lado oscuro” es mucho más seductor, como le decía el Maestro Yoda a Luke en El Imperio Contraataca.

Antonio Cristóbal Castellano

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page