La Columna: Redescubriendo a Tintín

ColumnaTintin

Hoy me dio por recordar las lecturas de mis años de infancia camino a la pubertad y adolescencia, aquellas que supusieron un punto de inflexión en el modo de conocer y el mundo que me rodeaba. Lecturas que considero imprescindibles en la etapa formativa del ser humano pues decidirán en parte que senda tomar en los próximos años. Entre aquellas páginas descubrí un joven reportero con mechón rubio que recorría el mundo acompañado por su fiel amigo, Milú. Hablo, claro está, de las Aventuras de Tintín.

El primer título que llegó a mis manos fue “El Secreto del Unicornio” con su continuación “El Tesoro de Rackham el Rojo”. En aquella obra trazada por la línea clara de Hergé estaba todo lo que podía esperar un joven de 11 años: enigmas, misterios, aventuras, viajes, persecuciones, historia, piratas y también humor. A raíz de ahí me hice con toda la colección y no paraba de devorarlos una y otra vez. Siempre que tenía un hueco me perdía en la luna, viajaba a Syldavia o buscaba a Tchang en el Tíbet.

Con los años y las relecturas me di cuenta del trasfondo de la obra, de las capas de superposición que había en la misma, de su reflejo intencionado del contexto histórico del siglo XX en todas sus vertientes. A Hergé no se le escapó nada, desde las cuestiones globales como el colonialismo, la Guerra Fría, la crisis del petróleo, la lucha espacial por llegar a la luna, las revoluciones en América Latina y otros tantos temas que pueden verse en la excelente obra de Fernando Castillo “Tintín-Hergé. Una vida del siglo XX”, hasta el desarrollo de la personalidad de cada uno de los protagonistas que aparecen en el conjunto de la obra.

Esta mañana aparecieron los Reyes de Oriente y me pregunto cuántos ejemplares de Tintín habrán aparecido envueltos. Y más me pregunto cuántos jóvenes conseguirán devorar la obra, desenvolviendo cada una de aquellas capas a las que me refería con anterioridad. Porque esas son las lecturas que nos fortalecen ante los devenires de la vida, aquellas que vamos redescubriendo a la vez que cumplimos años.

Javier Fernández Negro

¿Qué te parece el tema que hemos abordado? ¡Déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: