Picasso, Casas y Els Quatre Gats

3 meses ago elcafedelalluvia 0

De las festes modernistes a Els Quatre Gats

Como todo en la vida el Modernismo, término que utilizamos en España para referirnos al Art Nouveau francés, no surgió de la nada. Fue necesario que unos pocos jóvenes artistas catalanes viajasen y vivieran la modernidad parisina en sus propias carnes para que pudiera exportarse con bastante éxito a la industrial y burguesa Barcelona decimonónica. Entre este grupo de jóvenes se encontraban Ramón Casas, Santiago Rusiñol, Miquel Utrillo (padre del pintor francés Maurice Utrillo) y Hermen (Hermenegildo) Anglada Camarasa entre otros, aunque no todos participaron en este movimiento de forma equivalente ni llegando a las mismas soluciones plásticas.

Como precedente a Els Quatre Gats encontramos las famosas fiestas modernistas que Santiago Rusiñol organizó entre los veranos de 1892-1899 en Sitges. Por raro que parezca, la Sitges finisecular era el lugar idóneo para plantar esta semilla porque se trataba de una pequeña localidad donde, como bien apunta Mireia Freixa, había una cierta prosperidad por ser residencia de muchos indianos, por lo que la mentalidad era particularmente abierta. Allí también habían trabajado con anterioridad algunos pintores luministas como Mas i Fondevila, Roig i Soler o Meifrèn.

Precisamente allí, sobre un acantilado, Rusiñol compró en 1892 dos viviendas contiguas que mandó remodelar al arquitecto Francesc Rogent y que con el tiempo dieron lugar al Museo del Cau Ferrat (Fundación Rusiñol). En este lugar es donde se celebraron hasta cinco fiestas modernistas en el período antes mencionado, en las que se daban la mano las exposiciones artísticas y los certámenes literarios. Además, en 1894 fue el lugar donde se anunció públicamente el redescubrimiento de la obra de El Greco gracias a la compra de dos obras del maestro cretense en París por parte de Zuloaga y el propio Rusiñol.

Izq: Santiago Rusiñol como El caballero de la mano en el pecho por Ramón Pichot en 1897 (Museo del Cau Ferrat, Sitges). Der: Retrato de un desconocido al estilo del Greco por Pablo Ruiz Picasso en 1899 (Museo Picasso, Barcelona).

A partir de entonces la fiebre por el Greco no solamente llevó a dedicarle una procesión laica y a erigirle una escultura en su honor en el paseo marítimo de Sitges, de mano de Josep Reynés, sino que fue el inicio de los estudios más serios sobre la obra del maestro manierista, como los de Manuel Bartolomé Cossío. Incluso el joven Picasso se dejó seducir por este descubrimiento.

No obstante, una vez que se abrió la cervecería Els Quatre Gats el 12 de junio de 1897, en los bajos de la Casa Martí, el centro neurálgico del Modernismo cambió de sede. Ello dio lugar a que la experiencia cultural se multiplicase, porque en el establecimiento regentado por Pere Romeu no sólo se realizaban exposiciones de pintura o dibujo, sino que también era habitual su uso como sala de conciertos, representaciones de sombras chinescas o incluso obras de teatro de marionetas.

Un joven malagueño llega a la ciudad Condal

El joven Pablo Ruiz Picasso (que es como firmó sus primeros cuadros), llegó por primera vez a Barcelona en septiembre de 1895 junto con su familia. Su padre, José Ruiz Blasco había conseguido un puesto como profesor de dibujo en l’Escola de Llotja (la Escuela de la Lonja) de Barcelona gracias a una permuta con otro profesor que se mudó a La Coruña, que era donde había pasado su niñez el artista. En esta Escuela de Bellas Artes estuvo Picasso matriculado durante dos cursos, hasta que en octubre de 1897 ingresó en la Academia de Bellas Artes de San Fernando en Madrid.

Como vemos, Picasso en sus inicios estaba destinado a ser un virtuoso pintor académico. Para bien o para mal, la fiebre escarlata o escarlatina que sufrió en el verano de 1898 le llevó de vuelta a Barcelona y de ahí a pasar una temporada en Horta de Sant Joan (Tarragona) con su amigo Manuel Pallarés. Pocos meses después, hacia principios de 1899, conoció a Jaume Sabartés, con el que compartiría una enorme amistad y con quien entró por primera vez en Els Quatre Gats.

Casas y Picasso: cara a cara

Izq: Retrato de Jaume Sabartés por Pablo Ruiz Picasso en 1900 (Museo Picasso). Der: Retrato de Picasso por Ramón Casas en 1900 (Museo Nacional de Arte de Catalunya, Barcelona).

A partir de este momento Picasso empezó a interesarse por la novedad cultural que suponía el establecimiento de los modernistas, sobre todo a raíz de una exposición de retratos al dibujo de personalidades de la vida pública catalana que realizó Ramón Casas en el invierno de 1899. Que Casas celebrase allí exposiciones no era una circunstancia extraña, dado que era copropietario del local. Picasso vio la exposición con su círculo de amigos (Sabartés, Casagemas, Pallarés, Reventós y los hermanos Fernández de Soto) y se propuso hacer una exposición allí, ya que el espacio expositivo no era restrictivo para artistas jóvenes que tuvieran algo interesante que mostrar.

De este modo realizó la primera de sus dos exposiciones en Els Quatre Gats en febrero de 1900 (la segunda se celebró en el mes de julio de ese mismo año). En ella se pudo contemplar además de algunas obras referidas a temas taurinos, Últimos momentos, una obra no conservada en la actualidad, que tenía pensado presentar en la Exposición Universal de París de 1900. No obstante el grueso de la exposición fue una gran cantidad de retratos al dibujo de sus amigos al estilo de Ramón Casas, lo cual demostró el interés que el joven artista tenía por la obra del maestro catalán.

Impreso del menú de Quatre Gats por Pablo Ruiz Picasso en 1899-1900 (Museo Picasso, Barcelona).

Tal fue el éxito que cosechó Picasso en esta primera exposición, que de inmediato se vio integrado en el grupo modernista y Pere Romeu le encargó el diseño de la carta del establecimiento; en su parte trasera Picasso copió un retrato de Romeu que había realizado anteriormente Ramón Casas. Picasso se había hecho un hombre.

Por cierto, si vivís en Madrid y os ha picado la curiosidad no dejéis de ver la exposición Ramón Casas. La modernidad anhelada en el Caixaforum de Madrid hasta el 11 de junio, porque encontraréis algún dibujo de Picasso de esta época.

Manuel Fernández Luccioni. Los Laberintos del Arte.

Bibliografía recomendada

• GUAL, M.: “Dibujos de Picasso. Retratos de Quatre Gats”, El Blog del Museu Picasso de Barcelona. Consultado el 20 de abril de 2017. http://www.blogmuseupicassobcn.org/2015/07/dibujos-de-picasso-retratos-de-quatre-gats/?lang=es

• OCAÑA, Mª T.: Picasso y Els 4 Gats. La llave de la modernidad [Catálogo de exposición], Lunwerg Editores, Barcelona, 1995.

• REYERO, C. y FREIXA, M.: Pintura y escultura en España, 1800-1910, Cátedra, Madrid, 1995.

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page