Un palacio en la Acrópolis de Atenas

¿Sabías que la Acrópolis de Atenas casi se convierte en palacio? Sigue leyendo y conocerás esta historia.

El Partenón, eterna actualidad

Durante los últimos meses, el Partenón ha vuelto a aparecer en los medios de comunicación. En esta ocasión no ha sido solo por la controvertida cuestión de la devolución de los mármoles, hoy custodiados en el British Museum. En mayo de 2019 el Consejo Arqueológico Central del Ministerio de Cultura de Grecia autorizó la restauración de parte de la cella del Partenón. Esta restauración se desarrollará durante los próximos quince años. Y se realizará en su mayor parte con sillares procedentes del propio templo, que hasta ahora se encontraban dispersos. Con esta intervención se busca que el Partenón recupere su identidad y su legibilidad, volviendo al estado en el que se encontraba antes de 1822. En este año la nave fue destruida por los turcos para obtener el plomo que unía los sillares de mármol que la formaban.



Múltiples avatares de un edificio

A lo largo de su historia, el Partenón ha pasado por diferentes usos, entre ellos el de iglesia, mezquita y polvorín. Pero también llegaron a proyectarse otros: la integración del Partenón y otros espacios de la Acrópolis en un conjunto palaciego. El responsable de este proyecto, nunca llevado a cabo y que hubiera cambiado por completo nuestra percepción de la Acrópolis, fue el arquitecto, pintor y escenógrafo prusiano Karl Friedrich Schinkel (1781-1841).

 

Karl Friedrich Schinkel: Ciudad medieval junto al agua, c. 1830. Fuente: Wikimedia.

 

Un arquitecto entre la arquitectura neogriega y el neogótico

Karl Friedrich Schinkel es especialmente conocido por su obra pictórica, en concreto, por su escenografía para la escena de la Reina de la Noche de La flauta mágica de Mozart y sus pinturas de paisaje en la línea de los artistas románticos Caspar David Friedrich (1774-1840) y Carl Gustav Carus (1789-1869). Sin embargo, también proyectó diversas edificaciones, muchas de ellas vinculadas a la ciudad de Berlín y sus alrededores, en las que el estilo neoclásico desempeñó un papel fundamental. Así, destacan edificios como el Altes Museum o la Konzerthaus en Berlín.

 

Revivir la arquitectura griega

Para entender un proyecto como el de la Acrópolis es necesario contextualizarlo dentro de un movimiento arquitectónico muy concreto: el denominado greek revival o estilo neogriego. Este movimiento se desarrolló a finales del siglo xviii y comienzos del siglo xix, especialmente en el norte de Europa y Estados Unidos. Estrechamente ligado al neoclasicismo (si bien esta arquitectura giró sobre todo en torno al mundo romano), el greek revival tuvo como punto de partida estético los templos griegos del siglo v antes de Cristo y los estilos dórico y jónico.

Diversos factores influyeron en este interés y gusto por la arquitectura griega, cuyo conocimiento directo durante el siglo xviii (a diferencia de la arquitectura romana en el contexto del Grand Tour) se vio muy limitado debido a la propia situación política de Grecia. En primer lugar de gran importancia fueron publicaciones como The Antiquities of Athens o Ruines des plus beaux monuments de la Grèce, aparecidas en las décadas centrales del siglo xviii. Este último texto, debido a Julien-David le Roy, incluía numerosos grabados con diferentes vistas de templos griegos, pero también detalles de motivos decorativos, columnas o las plantas y secciones de esos edificios. Estas publicaciones contribuyeron a crear un repertorio de imágenes a disposición de los artistas europeos. 



Independencia griega del dominio turco

Naturalmente, la independencia griega del dominio turco y que el propio Lord Byron falleciese en Messolonghi contribuyeron al conocimiento y gusto por esta arquitectura. Tampoco hemos de olvidar que en los primerísimos años del siglo xix llegarían a Londres los mármoles del Partenón, llevados desde Atenas por Thomas Bruce, conde de Elgin.

Leo von Klenze: Propileos en Königsplatz, c. 1840-1860. Fuente: Wikipedia.

Entre los edificios vinculados a este estilo cabe destacar la Puerta de Brandenburgo en Berlín, obra de Carl Gotthard Langhans, el British Museum (Robert Smirke) y varias obras de Leo von Klenze como el Walhalla (en Donaustauf, Baviera) o los Propileos, situados en Múnich, claramente inspirados en el acceso del mismo nombre de la Acrópolis y levantados para conmemorar la coronación de Otón I como rey de Grecia. 

La construcción de numerosos edificios en este estilo en Alemania tuvo como promotor al rey Luis I de Baviera, padre precisamente del destinatario del proyecto del palacio de la Acrópolis.

 

Un palacio para un rey en la Acrópolis

Otón de Wittelsbach o de Baviera (1815-1867), hijo de Luis I de Baviera, se convirtió en rey de Grecia en 1832. El reino de Grecia había sido creado ese mismo año tras la Conferencia de Londres, gracias al acuerdo de Gran Bretaña, Rusia y Francia, una vez independizada Grecia del dominio turco.

Karl Friedrich Schinkel: Vista del palacio de la Acrópolis desde el oeste y el sur. 1834-1838. Fuente: Wikimedia.

Una vez establecida Atenas como la capital de esta nueva monarquía, se hizo necesaria la construcción de un palacio para el rey como parte de un gran proyecto de modernización urbanística de la ciudad. Cuatro proyectos llegaron a ser planteados por cuatro arquitectos distintos, pero estrechamente vinculados a Luis I de Baviera y el gusto por la arquitectura clásica. Estos arquitectos eran Ludwig Lange, Friedrich von Gartner, Leo von Klenze y Karl Friedrich Schinkel. Cada uno de ellos se planteó para una ubicación distinta dentro de Atenas y fue Schinkel quien escogió como lugar la propia Acrópolis.

El proyecto de un palacio en la Acrópolis de Atenas de Schinkel

Conocemos el proyecto de palacio en la Acrópolis de Schinkel gracias a los dibujos, acuarelas y anotaciones que han llegado a nosotros y que el arquitecto realizó entre 1834 y 1838. Todo ello fue publicado bajo el título de Werke der höheren Baukunst für die Ausführung erfunden entre 1848 y 1850 (disponible aquí)

Karl Friedrich Schinkel: Vista del interior del palacio de la Acrópolis, 1834-1838. Fuente: Wikipedia.

Para Schinkel, el palacio de la Acrópolis fue uno de los grandes proyectos de su carrera junto al Castillo Orianda de Crimea. Este castillo fue planteado como otra ambiciosa residencia real inspirada en la arquitectura griega, pero nunca se llevó a cabo. Como se observa en la planta del proyecto de la Acrópolis, Schinkel no solo respetaría el Partenón y el Erecteion entre otras estructuras conservadas. Su intención era integrar las diversas dependencias del palacio y jardines en la explanada, siguiendo en las nuevas edificaciones el estilo neoclásico.

 

Arquitectos alemanes para una ciudad griega

El proyecto de Schinkel no se llevó a cabo debido a cuestiones económicas. Finalmente el palacio de Otón fue levantado entre 1836 y 1843 frente a la plaza Sintagma, siendo Friedrich von Gartner el arquitecto responsable. En la actualidad es sede del Parlamento helénico.

Friedrich von Gärtner: Antiguo Palacio Real de Atenas, 1836-1843. Fuente: Wikipedia.

Otón abdicaría en 1862, regresando a Baviera. Sin embargo, los cuatro arquitectos que llegaron a plantear otros proyectos palaciegos sí realizaron en Atenas diversos edificios que todavía hoy se conservan. Así, Ludwig Lange participó en la construcción de la sede del Museo Arqueológico Nacional de Atenas, de estilo neoclásico. Leo von Klenze, por su parte, proyectó la basílica catedral de san Dionisio Areopagita en Atenas.

 

Bibliografía y webgrafía:

Carter, R. (1979). Karl Friedrich Schinkel’s Project for a Royal Palace on the Acropolis. Journal of the Society of Architectural Historians. 38(1), 34-46.

Dunton, J. (2016). From Prussia with love: Karl Friedrich Schinkel’s utopian visions. Arquitects’ Journal. Recuperado de https://www.architectsjournal.co.uk/news/culture/from-prussia-with-love-karl-freidrich-schinkels-utopian-visions/10003130.article

Alegra García


¡Hazte mecenas cultural!

¿Te identificas con lo que hacemos? Si consideras que un medio de reflexión cultural como El Café de la Lluvia es necesario, puedes formar parte de él apoyando el proyecto haciéndote mecenas. Tienes toda la información pinchando en la imagen.

 

 

 

¿Qué te parece el tema que hemos abordado? ¡Déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: