La primera arqueóloga española

La primera arqueóloga española: Encarnación Cabré

La primera arqueóloga española acompañó desde muy joven a su padre en las excavaciones que éste realizaba. Aunque más que acompañar, puede decirse que formaba parte activa del equipo. Tal es así que cuando Encarnación comenzó sus estudios de Filosofía y Letras en la Universidad Complutense de Madrid (1928), ya poseía experiencia arqueológica. Como ejemplo tenemos sus primeros trabajos en el Castro de las Cogotas (Ávila). Una actividad arqueológica que se incrementó en sus años de estudio. Esta condición le hacía partir con ventaja en el terreno académico sin lugar a dudas, algo que veremos a continuación. 

Durante aquellos años Encarnación Cabré comenzó a destacar en el mundo de la investigación. Antes de finalizar sus estudios participó en el IV Congreso Internacional de Arqueología, celebrado en Barcelona en 1929. Allí dio a conocer sus trabajos sobre la decoración de la cerámica de Cogotas. Seguidamente participó en el XV Congreso Internacional de Arqueología y Antropología Prehistórica en Portugal. Por aquel entonces no era común que una mujer participase en estos espacios copados por los hombres. De hecho, Encarnación fue la única mujer española en formar parte de estos encuentros. La prensa se hizo eco de ello y la apodaron como miss congres. 

Encarnación Cabré como investigadora

Por otro lado, quiero detenerme especialmente en algunos aspectos claves de su trayectoria. En primer lugar, hay que destacar su labor en el campo de la investigación. Si bien ya vimos su aparición en congresos, también cabe reseñar que comenzó el doctorado; lo que le permitió viajar a las universidades de Berlín y Hamburgo allá por los años 1934 y 1935. Además, fue la primera arqueóloga española en hacerse cargo íntegramente de una campaña. Sucedió en el año 1931 en el yacimiento de la parte baja del Cabezo de Alcalá de Azaila (Teruel). Allí, debido a la enfermedad de su padre, se puso al mando de la excavación asumiendo todas las responsabilidades de la misma. Entre sus tareas estaban la mantener actualizado el diario de excavación, tomar fotografías, alzar planos y clasificar piezas de aquella necrópolis celta. 

Cerámicas fotografiadas por Encarnación Cabré

La labor docente de Encarnación Cabré 

En segundo lugar cabe destacar su labor docente. Comenzó impartiendo clases de Historia y Geografía en el Instituto- Escuela de Madrid. Así mismo, fue  profesora en la Universidad Complutense de Madrid durante el curso de 1933. Además, será en ese mismo año protagonista de uno de los episodios más apasionantes de la docencia de aquella década.  Me refiero al famoso crucero por el Mediterráneo. Aquel viaje congregaba a estudiantes y profesores de diferentes puntos de España. Su fin era conocer los principales yacimientos arqueológicos del Mediterráneo. Esta iniciativa fue promovida por Fernando de los Ríos, ministro de la Instrucción Pública y Bellas Artes. Aquellos años fueron conocidos como la Edad de Plata de la cultura española, lástima que durasen tan poco.   

Por otra parte, Encarnación participó como docente en las Misiones Pedagógicas entre los años 1934-1936. Aquellas misiones tenían como finalidad llevar el conocimiento a todos los lugares de España y estaban bajo la batuta de Manuel Bartolomé Cossío. También ofreció conferencias en lugares como el Ateneo de Bilbao y el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Finalmente, impartió clases fuera de España, principalmente en Alemania y Marruecos. En resumen, vemos a una Encarnación Cabré apasionada por la docencia y también comprometida con la sociedad.   

La primera arqueóloga española realizó el viaje.

Recuperación del patrimonio

La carrera profesional de la primera arqueóloga española paró de golpe con la Guerra Civil (1936- 1939). Pero aún así tuvo tiempo de llevar a cabo una labor muy importante ligada a la salvaguarda del patrimonio. El padre de nuestra protagonista, Juan Cabré, era responsable del Museo Cerralbo. Por tanto,  Juan Cabré, su hija, y el  propio Marqués de Cerralbo, se encargaron de proteger el patrimonio del museo durante la guerra. Cuando finalizó la guerra, Encarnación y su padre retomaron la actividad hasta mediados de la década de 1950.

En la década de 1970, Encarnación recuperará su labor investigadora y trabajará con los materiales arqueológicos procedentes del Museo Cerralbo. Si analizamos el legado de la primera arqueóloga española, podemos decir que fue una especialista en el armamento celtibérico. No obstante, sus estudios ligados a la cerámica celtibérica también son de una gran relevancia.  

El reconocimiento de la primera arqueóloga española

Encarnación Cabré

Encarnación Cabré (1911- 2005) fue una pionera en la arqueología española. Un hecho que por fin se ha visto reforzado al aprobarse en el Congreso una propuesta del colectivo de Arqueólogas Feministas. La proposición no de ley tiene como fin visibilizar la figura de Cabré y reconocerla como la primera arqueóloga española. Una de las acciones concretas para conseguir el objetivo es poner el nombre de la arqueóloga a los jardines del Museo Arqueológico Nacional

Sobre el programa de radio

Hace unos meses conversamos con Isabel Baquedano con el fin de conocer a la primera arqueóloga española. Baquedano trabajó durante muchos años con Encarnación. También tuvimos la oportunidad de hablar con Laura Benito Soler y Helena Sánchez Díez, componentes del colectivo de Arqueólogas Feministas. Aquel encuentro radiofónico estuvo cargado de emoción a través de la voz de la propia Isabel. Una intervención necesaria que nos sirvió para conocer la trayectoria de Encarnación Cabré. Además, conocimos la importante labor que desarrolla el colectivo de Arqueólogas Feministas

Por otro lado, me enorgullece como director de El Café de la Lluvia ser el único medio que por aquel entonces sacó a la luz a Encarnación Cabré. Una entrevista única que muestra a  la sociedad el papel tan importante que han ocupado mujeres como Cabré en nuestra historia. También quiero expresar mi gratitud a Lourdes López y a Alicia Torija por hacer posible dicha entrevista. Tampoco me olvido de la Sección de Arqueología de Madrid por ofrecernos el espacio. 

Si no has escuchado la entrevista, puedes hacerlo en nuestras plataformas de audio

 

Eco de lluviaJavier F. Negro

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.