Los secretos de las momias del MAN

Tarde de martes 13, del mes de Junio, y con 37º a la sombra. Entramos al Museo Arqueológico Nacional, al fresquito, y bajamos al salón de actos para coger posiciones. Quedan 5 minutos para que dé comienzo la presentación de los resultados de los análisis realizados a las cuatro momias conservadas en sus fondos, tres egipcias y una guanche.

Al bajar las escaleras nos encontramos con que hay gente fuera esperando, ¡el salón de actos se ha quedado pequeño! El público ha llenado todos los asientos y empieza a ocupar las escaleras, mientras otros se quedan atrás del todo, donde optamos quedarnos.

Salón de actos durante la presentación por Aroa Velasco

Mientras aún llegan los últimos rezagados, comienza la presentación del proyecto que surgió de Quirónsalud y Story Producciones junto al Museo Arqueológico Nacional, un estudio multidisciplinar y formado por un equipo diverso pero compenetrado a la vez, que persigue un objetivo muy concreto: conocer más las momias del MAN.

Las intervenciones de cada componente son frescas, ilustrativas, didácticas y compenetradas con el resto de los colaboradores. La sesión comienza por la propia historiografía de las momias, de mano de Esther Pons (cómo llegaron, dónde estuvieron, primeros análisis…); a continuación se exponen los objetivos de este proyecto conjunto y los análisis realizados; le sigue una clase magistral de identificación de edad, género y patologías a través de los restos óseos de mano de Silvia Badillo. Y, dados los resultados, la presentación se va centrando en una de las momias, que es la que más ha dado de hablar. Se trata de la momia egipcia de Nespamedu, quien es objeto de análisis más específicos dados los hallazgos acaecidos (por parte de Javier Carrascoso y Carmen Pérez).

¿Qué estudios se realizaron?

Las cuatro momias fueron sometidas hace un año a una tomografía computarizada de alta resolución que fue llevada a cabo en el Hospital Universitario Quirónsalud de Madrid. Tras ello se reconstruyeron las imágenes por parte de un equipo multidisciplinar de arqueólogos, egiptólogos del MAN y radiólogos.

Gracias a este estudio podemos conocer mejor las técnicas de momificación y la identidad de las propias momias. También se realizaron trabajos de documentación sobre cada una de las momias, estudios de epigrafía de los textos jeroglíficos y de los ritos funerarios….

Además, todo el proceso ha sido filmado para el documental “La historia secreta de las momias”, producido por Story Producciones y TVE, en donde podremos ver entrevistas a los participantes, el desarrollo de los análisis y los resultados obtenidos.

Y ¿cuáles son los resultados?

La momia guanche

Reconstrucción tridimensional de la momia guanche por Quirónsalud

Los estudios realizados a la momia canaria nos demuestran que mantiene todos sus órganos en el interior de su cuerpo, y que fue sometida a un cuidado proceso de momificación. En vida, gozó de una buena alimentación y salud, llegando a la conclusión de que no se dedicaba a realizar trabajos duros.

Las momias egipcias son femeninas

La momia que fue comprada por Eduardo Toda i Güell, quien la identificó como un joven sacerdote, resulta que se trata de una mujer joven, de entre 20 y 35 años, que además estuvo embarazada. Esta mujer vivió durante el Tercer Periodo Intermedio y sufrió una enfermedad ósea.

La otra momia egipcia, que llegó a España gracias a una donación del Pachá Bey Daninos, es de época ptolemaica, y es una mujer adulta, de entre 35 y 50 años que vivió con una gran artrosis y una pésima salud dental.

Nespamedu, médico del faraón

Reconstrucción facial de Nespamedu por Quirónsalud

Estas 25 piezas son compuestas por 9 adornos: una diadema con un escarabeo alado sobre la frente, un collar usekh, brazaletes, pulseras y sandalias; y 16 amuletos que han sido identificados como dos juegos de placas de los cuatro hijos de Horus, dos del dios Thot, otras dos de las diosas Isis y Neftis, dos ojos udjat y un amuleto de corazón. Fueron realizados en el mismo material que los cartonajes exteriores de la momia.

La momia de Nespamedu es la que más ha dado que hablar en los análisis. Este sacerdote de Imhotep y médico de faraón que vivió durante la época ptolemaica (300-200 a. C.) escondía entre sus vendas 25 piezas que han podido ser estudiadas y analizadas sin la necesidad de levantar los vendajes.

Los estudios radiológicos han permitido conocer que Nespamedu descansa con los brazos cruzados sobre el pecho, y que su vendaje fue muy cuidadoso.

Gracias a las miles de fotografías y al tratamiento de la imagen en 3D, se ha podido reconstruir el rostro de Nespamedu, siendo ésta la guinda de la presentación realizada en el Museo.

Un gran trabajo multidisciplinar

Como disciplinas tan dispares como la Egiptología, Arqueología y Medicina han podido reunirse en torno a un gran proyecto en común, es algo digno de admirar. La profesionalidad de todos los intervinientes y la gran capacidad de trabajo en equipo, han permitido que hoy en día conozcamos más y mejor a estás momias de cientos de años, llegando incluso a ponerles rostro.

Mirando a los ojos de Nespamedu nos damos cuenta de que tampoco hemos cambiado tanto desde entonces.

Más información: http://www.man.es/man/museo/prensa/Notas-de-prensa/2017/20170613-secretos-momias.html

Vídeo de la presentación por Ciencia Plus

Aroa Velasco

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *