Mircea Eliade. El mito se escribe en rumano

VIDA PERSONAL

Mircea Eliade nace en Bucarest (Rumanía) en 1907 y fallece en Chicago (Estados Unidos) en 1986. Por lo tanto, hablar de él es hacerlo de la investigación en la historia de las religiones durante el siglo xx. Filósofo de formación, desarrolló su vida hasta la finalización de sus estudios universitarios en su Rumanía natal. Posteriormente irá a Italia, donde entró en contacto con el orientalista Giuseppe Tucci. Gracias a él se acercó al mundo de las religiones del ámbito del valle del Indo y Tíbet. Por esta relación profesional surgió su deseo de viajar y conocer con mayor profundidad la India, lugar que supuso un antes y un después en su vida personal y académica.

Mircea Eliade de joven.
Fuente: https://monoskop.org

En los tiempos de la India

En este país entró en contacto con Surendranath Dasgupta, un gran investigador de la lengua sánscrita, y empezó a estudiar los textos originales clásicos del hinduismo. Asimismo, comenzará una relación tormentosa con la hija de su mentor que posteriormente plasmará en su novela Maytreyi. Su pasión por la escritura le llevó a mostrar muchos hechos autobiográficos en varias de sus obras. Establecido en la India, profundizó en la cultura autóctona, interesándose por la práctica del yoga y el tantra, lo que influyó en su visión religiosa. En su obra Técnicas de yoga, de 1948, presenta las técnicas ascéticas indias y las considera un medio para transcender en la consciencia. Eliade relacionará cuerpo y mente profundizando en su vínculo religioso.

Regreso a Europa

Posteriormente volverá a Europa para enseñar en la Universidad de Bucarest. Después será agregado cultural en las embajadas de Rumanía en Londres y Lisboa respectivamente. Una vez finalizada la II Guerra Mundial, coincidiendo con el fallecimiento de su esposa, Nina Mareş, y con el establecimiento del régimen comunista en Rumanía, se traslada a París para dar clases en la prestigiosa École Pratique des Hautes Études de la Sorbona. En Francia permanecerá hasta 1956 e incluso se volverá a casar, esta vez con Christinel Cottesco. Finalmente, dará su último salto profesional al país donde residirá hasta su fallecimiento, Estados Unidos. Aquí dará clases en la Universidad de Chicago como profesor de la escuela de Teología, donde llegará a lograr la cátedra de Historia de las Religiones. Precisamente, desde este lugar, generará una profusa obra conforme se traducían sus trabajos, incluyendo la publicación de la revista History of Religions, referente para el estudio de la disciplina.



OBRA CIENTÍFICA

Pese a su ingente obra científica vinculada con las religiones no estableció una escuela como tal. Aun así ha influido en los investigadores que se han adentrado con posterioridad en el mundo del fenómeno religioso. Asimismo, el autor es hijo de su tiempo, pues intentó continuamente encontrar un patrón común en las religiones de todo el mundo, buscando arquetipos e intentando descifrar «lo religioso» en cualquier cultura. De igual modo, su pretensión hermenéutica le llevó a analizar las religiones desde este enfoque y lo continuaron sus discípulos. Eliade creía sinceramente que el estudio de los fenómenos religiosos, sobre todo los arcaicos, implicaría un nuevo humanismo que llevaría a un despertar intelectual de toda la humanidad.

Sus trabajos científicos más destacados

La obra científica de Eliade debe separarse de sus aportes novelescos, aunque ambos forman parte de un profundo interés por indagar en su propia identidad y en la esencia de la naturaleza humana. Entre sus trabajos científicos clásicos destacarán: El mito del eterno retorno (1949), Tratado de historia de las religiones (1949), Lo sagrado y lo profano (1957), Mito y realidad (1963), Mefistófeles y el andrógino (1965) e Historia de las creencias y las ideas religiosas, publicado en varios volúmenes (1976-1986). Todos estos libros han sido fundamentales para entender, no solo el pensamiento intelectual del autor, sino para abrir vías en la investigación hasta entonces inexploradas.

 

Conceptos básicos de su pensamiento

Mito

Su pensamiento puede resumirse en conceptos básicos. Así ocurre con el mito, entendido como realidad sagrada, ya que no solo es un reflejo del pasado sino un instrumento humano para entender y percibir lo sagrado. Asimismo, su objetivo es estudiar la religión como un hecho con una naturaleza propia

y universal, por encima de cualquier sociedad. Es decir, establecer un núcleo irreductible a modo de esencia de lo religioso. Para ello propone la aplicación de un análisis desde el punto de vista histórico, fenomenológico y hermenéutico con el fin de encontrar ese conocimiento original. De este modo, Eliade aporta conocimiento también desde la perspectiva de la metodología. Hay que entender que su obra se enmarca en el periodo de esplendor de la historia comparada. Por tanto en su afán universalista profundizará en la traducción de textos sagrados de diferentes culturas, aporte documental que hay que agradecerle. Además, se interesará por las religiones primitivas y menos conocidas.

Hierofanía

Otro concepto clave en su discurso es el de la hierofanía, entendida como esa manifestación o fenómeno de una realidad religiosa metahistórica que se dará en el mundo. Esta visión pretendía superar el concepto mismo de historia y su planteamiento cosmológico tiene una influencia indudable en la gnoseología, dentro de esa búsqueda de los límites del conocimiento.

Eliade con amigos intelectuales
Eliade departe con sus amigos, los intelectuales Emil Cioran y Eugène Ionescu.
Fuente: https://www.rfi.ro

 

Por supuesto, esta visión global necesitaba del manejo de terminología extensa como sagrado, símbolo o mito. Pero quizás el concepto por excelencia que engloba el enfoque antropológico y filosófico de Eliade es el de Homo religiosus. El intelectual rumano entendía que la esencia última humana era la de convertirse en un ser religioso. De esta manera, entiende que el sentimiento religioso es imprescindible para entender la experiencia humana desde su aparición. Por tanto, sus estudios se van a volcar en la búsqueda y entendimiento, antropológicamente, de ese fenómeno religioso desarrollado en el ser humano.




PASADO OSCURO

Junto a su imagen de investigador destaca también un aspecto oscuro que le acompaña. El motivo es su pasado y vinculación con el partido político de corte fascista y antisemita la Guardia de Hierro. Este movimiento ultranacionalista creado por Corneliu Zelea Codreanu en Rumanía gozó de gran predicamento entre 1927 y 1941. Su ideario claramente bebía de otros fascismos europeos, incluso seguía una línea paramilitar y sus seguidores eran conocidos como los camisas verdes. Su éxito debe entenderse en el contexto general de la Rumanía de entreguerras, que fluctuaba entre el nacionalismo más exaltado y el comunismo.

Seguidores realizando el saludo fascista en una ceremonia en recuerdo de Codreanu en Bucarest (2008). De fondo puede verse una imagen del antiguo líder.

 

Dentro de ese escenario varios intelectuales fueron simpatizantes de esas ideas, entre ellos Mircea Eliade, quien reconocía y renegaba de ese pasado. No obstante, nunca renegó de su pasado o negó las acusaciones de antisemitismo pues lo creía innecesario. Los motivos pudieron estar en la presencia destacada entre sus alumnos de judíos. Además de sus colaboraciones con investigadores hebreos como Gershom Scholem o la profunda amistad con el escritor judío Mihail Sebastian.

Críticas por su pasado

Precisamente su pasado sirvió durante la década de los setenta para ser criticado. La polémica tuvo que ver con el enfrentamiento de Eliade con el Gobierno de Ceaușescu. Ya que durante la dictadura comunista sus obras no eran publicadas en su país ni su imagen reestablecida, lo que llevó al autor a negarse a volver. La situación nunca se solucionó y Mircea Eliade jamás regresó a su país natal.

Pese a todo, Mircea Eliade es reconocido como una de las figuras fundamentales para entender la historia de las religiones, acercando el mito y el fenómeno religioso a la sociedad. Aunque sus postulados están superados actualmente, se debe poner en boga su papel de referente ideológico y metodológico para investigaciones posteriores. Sin él, la religión desde una perspectiva antropológica, cultural y universal no se comprendería igual.

Dr. Javier Solís Montero

¡TE NECESITAMOS! HAZTE SOCIO/A DE EL CAFÉ DE LA LLUVIA

La esencia de un medio crítico e independiente son sus oyentes y lectores. Si te identificas con nuestro trabajo y consideras que somos necesarios, hazte socio/a de El Café de la Lluvia. Descubre todos los beneficios y ventajas que tienen nuestras modalidades, entre ellos la de disfrutar de contenidos exclusivos. Pincha AQUÍ para acceder a toda la información. 

Hazte socio de El Café de la Lluvia

 

¿Qué te parece el tema que hemos abordado? ¡Déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hazte socio de El Café de la Lluvia
A %d blogueros les gusta esto: