Mujeres, jaulas y pájaros

Pinturas húngaras en Madrid

Desde hace unas semanas tenemos la oportunidad de conocer en Madrid una pequeña pero valiosa parte del patrimonio artístico de Budapest gracias a la exposición del Museo Thyssen Obras maestras de Budapest (a la que El Café de la lluvia dedicó un programa que podéis escuchar aquí). Sin embargo, esta exposición ha visitado otras ciudades europeas antes de llegar a Madrid: Milán y París. Esta itinerancia tiene su explicación en la reforma integral del Museo de Bellas Artes y la Galería Nacional de Hungría, que ha supuesto el cierre de sus edificios durante la ejecución de las obras. Sin embargo, cada una de las sedes de esta exposición itinerantes de obras maestras ha recibido diferentes obras según los intereses y colecciones de los museos huéspedes; en el caso del Museo Thyssen la presencia de obra de la escuela española tiene gran peso.

Entre las obras que no han venido a Madrid se encuentra una pintura que, en nuestra opinión, hubiera encajado muy bien en la sala temática que, dentro de la exposición, el Museo Thyssen ha dedicado a la mujer. Se trata de Mujer con jaula, un óleo sobre lienzo realizado por Jozsef Rippl-Rónai (1861-1927) en 1892. Este pintor húngaro, completamente desconocido en España, es uno de los grandes exponentes de la pintura húngara del último tercio del siglo XIX en París. Llegó a la ciudad de la luz hacia 1887 tras los pasos de quien consideraba su maestro, el muy valorado por entonces Mihály Munkácsy (1844-1900), quien ya había obtenido alguna medalla en el Salón de París y que era el precursor de la vanguardia húngara en la ciudad.

A Park at Night, c.1892-95 (pastel on canvas) by Rippl-Ronai, Jozsef (1861-1927); 38.4×46.2 cm; Musee d’Orsay, Paris, France; Hungarian, out of copyright

A su estudio se dirigió Rippl-Rónai con la intención de mostrarle su trabajo y de probar su valía como artista, algo que no solamente consiguió por parte de Muncáksy, sino que el maestro le ayudó a desenvolverse en París. No obstante, en los primeros años de la década de 1890 trabará contacto con pintores de su misma generación como son los Nabis. Rippl-Rónai se vio extrañamente atraído por los preceptos que Gauguin había inoculado en sus jóvenes seguidores de la Bretaña y como uno más del grupo empezó a experimentar con la arbitrariedad de los colores a la hora de representar la naturaleza o lo que llamamos cloisonismo, que viene a ser la pincelada con colores puros y por parcelas de la composición y que recuerda al modo en que se ejecutaban las vidrieras medievales. Es especialmente clara en Rippl-Rónai la influencia de Pierre Bonnard (1867-1947) y de Édouard Vuillard (1868-1940). Este cambio tan drástico en la pintura de Rippl-Rónai le acarreó el rechazo artístico por parte de Munkácsy en los últimos años de la vida de este, siendo actualmente conocido como el Nabi húngaro.

El cambio de rumbo de Rippl-Rónai

Precisamente de los primeros años de la década de 1890 data la pintura que da pie a este texto. Mujer con jaula, obra firmada, data de 1892, momento que el propio pintor definió como “período negro” debido al uso de una gama cromática reducida y de contornos muy marcados. Serán habituales las representaciones de mujeres, como la Mujer esbelta con vasija de 1894, que probablemente es la misma modelo. Ambas obras comparten la sobriedad del escenario y la bidimensionalidad de la figura.

Pero además, Mujer con jaula resulta de interés por su tema, en apariencia anecdótico, que sin embargo plantea un asunto habitual en la literatura y pintura realizada por mujeres. Se trata de la idea de la mujer como pájaro enjaulado, simbolizando así la condición y destino de la mayoría de mujeres del momento.

Así, en lo literario, sin salir del siglo XIX, encontramos este motivo en Aurora Leigh, novela épica en verso redactada en 1856 por Elizabeth Barret Browning (1806-1861), una de las mayores figuras de la poesía inglesa de la época victoriana. La protagonista se refiere a su tía en los siguientes términos:

She had lived
A sort of cage-bird life, born in a cage

Y la propia Aurora Leigh se verá a sí misma como un pájaro salvaje obligado a permanecer en la jaula de su tía:

I, alas,
a wild bird scarcely fledged, was brought to her cage

[Figura 3. 1919-EVELYN DE MORGAN-The Gilded Cage, 78,5 x 105cm. De Morgan Centre, London
[Figura 4. Fotograma de El Señor de los Anillos: Las dos torres. Peter Jackson, 2002]

Esta metáfora de la mujer privada de libertad también encontrará su plasmación gráfica en la obra de una pintora vinculada a los prerrafaelitas: Evelyn de Morgan (1855-1919). En La jaula dorada, realizada en el mismo año de su muerte, de Morgan hace explícito el significado de la metáfora al presentar a una mujer, probablemente casada por conveniencia con el hombre que la acompaña, anhelando participar en la escena que transcurre en el exterior, del mismo modo que el pájaro enjaulado querría volar como el que se observa por la ventana.

Ya en el siglo XX Maya Angelou, importante poetisa afroamericana fallecida en 2014, titulará el primer volumen de su autobiografía, precisamente, I Know Why The Caged Bird Sings (1969). Tan alargada es la sombra de esta metáfora, que, ya para terminar, Tolkien, en su El Señor de los Anillos, la pondrá en boca de Éowyn:

“A cage (…) to stay behind bars, until use and old age accept them”

Alegra García (Los Laberintos del Arte)

ComparteShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on PinterestShare on LinkedInShare on TumblrBuffer this pageEmail this to someonePrint this page

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *