Un pistolero contra la Alemania nazi

No me lo puedo creer, cuanto tiempo sin hablar de mis dos géneros favoritos, el western y el cine bélico ambientado en la II Guerra Mundial. Bueno, en realidad tampoco tanto tiempo, pero ya me iba picando el gusanillo, y he pensado: ¿por qué no escribir de los dos a la vez?

¿Y cómo hacemos eso? Pues hablando de dos films ambientados en la II Guerra Mundial, El desafío de las águilas (Where eagles dare) y Los violentos de Kelly (Kelly’s héroes), ambos protagonizados por Clint Eastwood, el hombre que encarna por si solo el género del western (con permiso de John Wayne, y quizás de Kevin Costner…).

El desafío de dos actores

En 1968 Clint Eastwood acababa de estrenar otro de sus grandes westerns, Cometieron dos errores (Hang ‘Em High) pero una idea empezaba a rondar su cabeza, no quería quedarse ligado a su imagen de eterno interprete de westerns, por lo que comenzó a echar la vista hacia otros géneros.

En los años 60 las cintas bélicas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial estaban gozando de una gran popularidad, gracias a entre otras películas como La batalla de las Ardenas, Tobruk, o Los cañones de Navarone, y en este ambiente se posó el bueno de Clint, y la verdad, no hizo nada mal la elección, El desafío de las águilas es una de las grandes obras maestras del género bélico.

Cartel de El desafío de las águilas.| Wikipedia

El film, basado en el libro de mismo nombre de Alistair MacLean, está protagonizado por dos grandísimos actores, Richard Burton y Clint Eastwood. Y aquí radica parte del éxito del film, dos grandes actores para los que la película se rodó a mayor gloria de ambos. Aunque no todo fue un rodaje de color de rosa. Cuentan las malas lenguas que al principio del rodaje surgieron ciertas discrepancias entre ambas estrellas sobre la importancia de sus respectivos papeles. Fuera como fuera, al final ambos acordaron que sus interpretaciones estarían en las antípodas una de otra, dejando que Burton fuera quien llevara el peso de la trama (y que apareciera el primero en los créditos). Eastwood realizaría una actuación muy propia de sus apariciones en el spaghetti western: semblante serio, duro, y pocas palabras.

El resultado fue uno de los grandes clásicos del género, con una historia que engancha repleta de misterio y escenas de acción, en las que Burton y Eastwood son capaces de infiltrarse en una fortaleza inexpugnable en los Alpes nevados, desenmascarar espías, rescatar a un general estadounidense, y de paso cargarse a toda la guarnición alemana, casi nada.

Richard Burton | Wikipedia

Clint Eastwood quedó muy satisfecho con el resultado final, sin arrepentirse de haber quedado en un segundo plano en la historia, pero esto le dejó con ganas de más. Por eso no dudó cuando 2 años después el mismo director de El desafío de las águilas, Brian G. Hutton, le llamó para protagonizar un nuevo film ambientado en la Segunda Guerra Mundial, Los violentos de Kelly.

Los violentos no tan violentos

Por desgracia para el bueno de Clint, la producción no dio el resultado deseado por exigencias del guion impuestas por la productora, y tras el fin el propio Eastwood alegaría que se había visto obligado a participar en la película por su acuerdo con la Metro Goldwyn Mayer.
¿Qué es lo que ocurrió? Las modificaciones realizadas tanto al guion como en postproducción por parte de la productora cambiaron totalmente el significado de la película. El guion original poseía un marcado carácter antibelicista, algo muy propio de los films bélicos de esta época (MASH) debido al profundo impacto que estaba causando la guerra de Vietnam. Este aspecto era vital para el éxito del film como muy bien declaró Eastwood ante los productores encarecidamente, pero estos no le hicieron ni caso, lo único que querían era una película sobre la Segunda Guerra Mundial cargada de escenas de acción y de algún que otro momento delirante, lo que la sitúa en las antípodas de El desafío de las águilas).

La historia se centra en un pelotón de soldados asqueados y cansados de la guerra, bajo el mando del sargento “Big Joe” (Telly Savalas) y el antiguo teniente Kelly (Clint Eastwood), quien por fortuna, al interrogar a un oficial alemán, descubre que hay un gran cargamento de oro alemán en un banco de un pueblo francés que se encuentra tras las líneas enemigas. Tras convencer a sus hombres, y con la ayuda de un comandante de tanques un tanto peculiar llamado Oddball (Donald Sutherland) deciden abandonar sus puestos e ir a por el oro.

Cartel de Los violentos de Kelly | Wikipedia

La película fue enormemente mutilada en la sala de postproducción, y la historia original se vio seriamente afectada, pues el grupo de soldados del pelotón parecen más un grupo de vagos y holgazanes, como llegó a decir Eastwood años después, dejando en la basura escenas que daban más profundidad a los personajes (de echo poco llegamos a saber del propio Kelly salvo que fue degradado).

A pesar de ese “retoque” final, la película no es de menospreciar. Escenas de acción, momentos cómicos muy bien encajados (muchos de ellos en manos de Donald Sutherland) y una escena para la posteridad con claro guiño a las películas del spaghetti western que habían hecho famoso a Eastwood: una calle del pequeño pueblo, a un lado un Panzer Tiger, y al otro, pistola en cartuchera, Eastwood, Savalas y Sutherland avanzando como si estuvieran en el duelo del Ok Corral.

Tras esta última experiencia Eastwood quedó desencantado, no del género, sino de trabajar para productoras, por lo que decidió crear la suya propia, Malpaso. La próxima aparición en películas ambientadas en la Segunda Guerra Mundial tendría que esperar más de 35 años, y esta vez no delante de las cámaras, sino detrás de ellas, cuando dirigió en 2006 Banderas de nuestros padres y la genial Cartas desde Iwo Jima.

Descripción: Hablar de Clint Eastwood es hablar del western, pero el actor ha tenido una prolífica carrera en la ha tocado casi todos los géneros posibles, entre ellos el bélico, donde podemos destacar dos producciones ambientadas en la Segunda Guerra Mundial: El desafío de las águilas y Los violentos de Kelly.

Víctor Tirador García

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.