La poesía de John Keats en la pintura prerrafaelita

En este artículo queremos mostrar la relación entre poesía y pintura, entre John Keats y los prerrafaelitas.

JOHN KEATS, PROTOTIPO DEL POETA ROMÁNTICO

John Keats (1795- 1821) es uno de los grandes poetas no solo del Romanticismo inglés, sino también de toda la literatura europea. Perteneciente a la segunda generación de poetas románticos junto a Percy Shelley y Lord Byron, falleció de tuberculosis en Roma con tan solo veinticinco años. Autor de sonetos, odas, baladas y poemas narrativos, el periodo comprendido entre 1818 y 1820 será el más prolífico de su corta vida. De entonces datan los poemas que abordaremos en esta entrada. 

 

John Keats retratado por William Hilton
John Keats retratado por William Hilton. Fuente: John Keats by William Hilton – John Keats – Wikipedia, la enciclopedia libre



KEATS, INSPIRACIÓN PARA LOS PRERRAFAELITAS

En una entrada anterior ya comentamos que Keats fue, junto al también poeta decimonónico Alfred Tennyson, una de las principales fuentes literarias para los pintores vinculados al prerrafaelismo. Prueba de ello es que, a finales de la década de 1840, momento de creación de la Hermandad, Keats aparecía en la Lista de los Inmortales redactada por los prerrafaelitas como uno de sus personajes de referencia junto a otros literatos y artistas de todos los tiempos.

Por tanto, Keats ya estuvo presente en los inicios artísticos de pintores como William Holman Hunt y Dante Gabriel Rossetti. Tampoco debemos olvidar que en 1848 apareció la biografía Life, Letters, and Literary Remains of John Keats de Richard Monckton Milnes, que contribuyó enormemente a su fortuna crítica poeta y a posicionar su figura en la cultura de la época victoriana.

Precisamente, en esta entrada comentaremos varios de sus poemas que sirvieron de inspiración a diversos pintores prerrafaelitas durante la segunda mitad del siglo xix y los primeros años del siglo xx.

John William Waterhouse: Isabella o el tiesto de albahaca. Fuente: File:John william waterhouse isabella and the pot of basil.jpg – Wikimedia Commons

ISABELLA O EL TIESTO DE ALBAHACA

Este poema de Keats se inspira a su vez en una de las historias incluidas en el Decamerón de Boccaccio (siglo xiv). En ambos casos se narra un amor imposible: el de Isabella y Lorenzo, un joven que trabaja para la familia de su amada. Como es habitual en este tipo de historias, la familia de Isabella se opone a esta relación y en este caso son sus hermanos los que asesinan a Lorenzo y entierran su cuerpo. Sin embargo, el espíritu de Lorenzo se aparecerá a Isabella, le narrará lo sucedido y le indicará dónde se encuentra su cadáver. A continuación, Isabella desenterrará la cabeza y la conservará dentro de la maceta de albahaca que da nombre al título del poema. Finalmente, sospechando lo ocurrido, sus hermanos consiguen robar la maceta y huir de la ciudad e Isabella acabará muriendo de pena al verse separada de lo único que le quedaba de Lorenzo.

A lo largo del siglo xix diversos pintores ingleses se acercarán a este poema. Entre los pintores prerrafaelitas cabe destacar las interpretaciones de John Everett Millais, William Holman Hunt, John Melhuish Strudwick y John William Waterhouse.  Mientras que Hunt y Waterhouse se centrarán en la figura de Isabella abrazada al tiesto de albahaca, Millais optará por el preludio de la tragedia: una comida en la que están presentes Lorenzo, Isabella y sus familiares, a quienes no se les escapan las miradas que intercambian ambos jóvenes. Por su parte, John Melhuish Strudwick escoge el momento del robo de la maceta, presentando en primer plano a una desolada Isabella.

J. M. Strudwick: Isabella o el tiesto de albahaca. Fuente: File:Isabella by J.M.Strudwick.jpg – Wikimedia Commons



LA VÍSPERA DE SANTA INÉS

Este extenso poema se ambienta en la noche del 20 de enero, víspera del día de santa Inés, mártir cristiana del siglo iv d. C. y patrona de las mujeres jóvenes. Keats se inspiró para esta obra en una tradición según la cual una joven puede ver a su futuro marido durante la víspera de santa Inés si ayuna y yace desnuda sobre la cama. La protagonista del poema, Madeline, llevará a cabo este rito con la esperanza de ver a su amado Porphyro. Precisamente esa noche, Porphyro conseguirá introducirse sin ser visto en el castillo donde vive Madeline y recibirá la ayuda de Ángela, sirvienta de Madeline, para llegar a la habitación de su amada. Madeline verá a Porphyro esa noche por partida doble: en sus sueños, cumpliéndose la tradición, y una vez despierta. Finalmente, marchará con él fuera del castillo sin ser vistos.

William Holman Hunt: La huida de Porphyro y Madeline. Fuente: william-holman-hunt-la-fuite-de-madeline-et-porphyro.jpg (640×446) (aparences.net)

Los pintores prerrafaelitas Arthur Hughes, William Holman Hunt y John Everett Millais se inspirarán en este poema para varias de sus obras. Así, Hunt representará el momento de la huida de Madeline y Porphyro, Millais el instante en el que Madeline se prepara para acostarse y Hughes presentará, a modo de tríptico, tres escenas diferentes: la llegada de Porphyro al castillo, el encuentro de ambos amantes y, finalmente, su huida.

LA BELLE DAME SANS MERCI

La Belle Dame sans Merci (o La hermosa dama sin piedad) es una balada inspirada en un texto de amor cortés del siglo xv, La Belle Dame sans Mercy de Alain Chartier. Keats nos presenta como narrador a un caballero que nos cuenta cómo fue seducido y abandonado por un hada, siendo consumido por su obsesión hacia ella, al igual que ocurrió antes con otros hombres.

Convertida en prototipo de la femme fatale, la «Belle Dame sans Merci» fue representada por diversos artistas durante la segunda mitad del siglo xix, como Dante Gabriel Rossetti en varios dibujos, Frank Bernard Dicksee, Arthur Hughes y John William Waterhouse.

Los momentos representados serán varios, entre ellos el primer encuentro entre la dama y el caballero y los versos que indican que el caballero sentó a la dama sobre su corcel y ella comenzó a cantar.

Arthur Hughes: La Belle Dame sans Merci. Fuente: File:Arthur Hugues – La belle dame sans merci.jpg – Wikimedia Commons

LAMIA

Según el Diccionario de Mitología de Pierre Grimal, el nombre «lamia» alude en el mundo grecolatino a un monstruo femenino que robaba niños y se los comía, ya que todos los hijos a los que ella daba a luz morían por intervención de Hera. También solía aludir a genios femeninos que bebían la sangre de personas jóvenes.

En este poema narrativo de Keats, la lamia protagonista es una mujer convertida en serpiente que recupera su forma humana gracias al dios Hermes. Ya transformada en mujer, Licio, un joven de Corinto, se enamora de ella y marchan a vivir juntos. Algún tiempo después Licio propone que contraigan matrimonio y a la ceremonia acude el filósofo Apolonio de Tiana. Apolonio pasará parte de la ceremonia mirando fijamente a la lamia, para finalmente desvelar que realmente es una serpiente y que es peligrosa. En ese momento la lamia desaparece, falleciendo Licio al instante.

John William Waterhouse: Lamia. Fuente: File:John Waterhouse – Lamia – Google Art Project.jpg – Wikimedia Commons

Parece que Keats tuvo como fuente para este poema una anécdota recogida en el libro Anatomía de la melancolía de Robert Burton (1577-1640), quien a su vez se habría basado en un episodio incluido en la Vida de Apolonio de Tiana de Filóstrato de Atenas (siglo iii d. C.).

La asociación de la lamia con la serpiente, al igual que otros personajes femeninos como Lilith o Salambó, hará que sea interpretada como una mujer perversa o una femme fatale a finales del siglo xix. John William Waterhouse realizará en torno a 1900 diferentes versiones de este personaje, tanto en solitario como seduciendo a algún joven caballero ataviado con una armadura medieval. La pista de su verdadera naturaleza e identidad nos la dará una suerte de manto con estampado de escamas, alusivo a su piel de serpiente.



CONCLUSIÓN: POEMAS NARRATIVOS, JOHN KEATS Y LOS PRERRAFAELITAS

Como hemos podido ver a lo largo de esta entrada, el interés de los pintores prerrafaelitas se centró en poemas de carácter narrativo ambientados tanto en el mundo antiguo como, sobre todo, medieval. Los textos de Keats más conocidos para el gran público, como sus Oda a un ruiseñor u Oda a una urna griega, de carácter más contemplativo y estático, no serán sin embargo escogidos como tema para sus obras.

Alegra García

BIBLIOGRAFÍA

Altick, Richard D. (1985). Paintings from Books. Art and Literature in Britain (1760-1900). Columbus: Ohio State University Press.

Bornay, Erika. (1990). Las hijas de Lilith. Madrid: Cátedra.

Codell, Julie F. (1995). Painting Keats: Pre-Raphaelite Artists Between Social Transgressions and Painterly Conventions. Victorian Poetry, 33(3-4), pp. 341-370.

Keats, John. (2011). Poemas escogidos. Madrid: Cátedra.

Prettejohn, Elizabeth (ed.). (2012). The Cambridge Companion to the Pre-Raphaelites. Cambridge: Cambridge University Press.

Zasempa, Marek. (2008). The Pre-Raphaelite Brotherhood: Painting versus Poetry. Katowice: University of Silesia.

 

 

¿Qué te parece el tema que hemos abordado? ¡Déjanos un comentario!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Hazte socio de El Café de la Lluvia
A %d blogueros les gusta esto: